Menos de uno por ciento de alumnos con discapacidad acuden a escuelas especiales.

El costo de carecer de una verdadera política pública de atención a los niños con discapacidad lo pagan los propios menores, sus padres, maestros y familia, porque hay situaciones muy dolorosas, pese al discurso de la inclusión educativa. No se trata sólo de evitar la exclusión, sino de garantizar condiciones de atención integral para lograr su aprendizaje y desarrollo personal

http://www.jornada.unam.mx/2015/01/18/sociedad/030n1soc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s